jueves, 5 de mayo de 2011

¿QUIEN MATO A MAXIMILIANO DE HABSBURGO?

En 1859 Maximiliano fue contactado por primera ocasión por los conservadores mexicanos, los cuales buscaban un príncipe europeo para ocupar la corona del Segundo Imperio Mexicano, con el apoyo militar de Francia y de la iglesia católica. Maximiliano aceptó el ofrecimiento si la mayoría del pueblo mexicano estaba de acuerdo. Los conservadores recolectaron firmas y le mostraron los resultados de un plebiscito realizado en la Ciudad de México. Los resultados señalaban que una gran mayoría de los mexicanos solicitaba su presencia como emperador. Decidió aceptar la oferta, no sin antes renunciar a todos sus títulos en Europa.

El plebiscito mostrado a Maximiliano se había realizado en la Ciudad de México. Adicionalmente, hacía apenas cuarenta años que el primer emperador mexicano Agustín I había sido derrocado, desterrado y posteriormente fusilado. En todo ese tiempo los intentos españoles por reconquistar el país, la Guerra de Texas, los conflictos entre liberales y conservadores, la invasión estadounidense y la más reciente invasión francesa habían vaciado las arcas de la hacienda pública. Una minoría de los mexicanos había abandonado sus esperanzas en las alternativas políticas de la aristocracia y dio su apoyo a Benito Juárez, el primer presidente indígena de América, un firme partidario del sistema republicano.

De acuerdo a las lecturas que se efectuaron, Maximiliano de Habsburgo fue fusilado por mandato de Benito Juárez, en el Cerro de las Campanas, en Querétaro, a pesar de que se manejan algunas hipótesis diferentes al respecto, como que fue desterrado al pais de Guatemala y vivió en el anonimato, hasta 1914, considero que la la mas acertada es que debido a las diferencias políticas con Benito Juárez éste lo mando fusilar ju nto con Miramon y Mejía, pasando por alto el lema de que un masón no mata a otro masón.

  Hubo mucha presión internacional para que Juárez perdonara la vida a Maximiliano y lo dejara volver a Austria a reunirse con su familia en 1867, sin embargo Juárez no aceptó el indulto ni Maximiliano parecía querer salvarse sino morir con honor,

Maximiliano quizo mucho a México, y deseaba lo mejor para este "imperio" que le regalaron, pero las costumbre e ideosincracia del mexicano, además de la política de quítate tu pa'ponerme yo, contrarrestaron las buenas intenciones de este extranjero. Además, Maximiliano estaba enfermo de sífilis, el lo sabía y daba por hecho que una muerte anticipada, le sería de "ayuda" para evitar dolores y vergüenzas ante su "corte".

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal